GreyHounders democratiza el acceso al sector de las gafas graduadas, eliminando el intermediario y separándose de la óptica tradicional

GreyHounders se aleja del modelo tradicional de tienda física y facilita la compra de las gafas graduadas sin salir de casa. La startup española manda hasta cuatro monturas diferentes a casa para que el cliente se las pueda probar. Una vez elija la montura favorita, la firma las recoge, fabrica las lentes graduadas en su laboratorio y vuelven a enviarlas al cliente lo antes posible.